viernes, 1 de junio de 2007



INICIO: JUNIO 2007. ¿A dónde van los corazones cuando no encuentran un rumbo? ¿A dónde cuando lo único que los imposibilita es que no los puedan amar? Algunos se quedan esperando eternidades pero hay otros corazones, muchos otros, que deciden ir en busca del amor con el que soñaron, aunque para ello se tengan que enfrentar a lo inimaginable.

El despertador ha timbrado, el estéreo se ha encendido tocando canciones de Thalía y Oliver despierta para aventurarse. Se levanta de la cama, se viste y prende su computadora, en la que lee la conversación de Duke, llenándose de entusiasmo. Toma una maleta llena de cosas y sale de su habitación, recorriendo su casa entre los gritos de sus padres, sus hermanos y hermanas… sale… toma un taxi y lo aborda. Sus sueños lo han alentado. Ha decidido ir en busca del amor.

En un hermoso penthouse con vista a la playa, Iñigo, hombre de casi 40 años, fornica con un chico lugareño de a penas unos 20. El teléfono suena e Iñigo contesta y se sorprende al escuchar la voz de Paolo, su adinerado amigo a quien hace algunos años conoció, quién le confiesa que pronto llegará a Isla Paraíso.

En un autobús rumbo a lo incierto, Oliver solamente piensa en lo feliz que le hará encontrar el amor al lado de quién se lo ha prometido por medio de una computadora. Confía en que todo marchará de la manera que a él le conviene y que será feliz. Lejos de los problemas de la ciudad y lejos de los problemas de su familia.

Iñigo ordena a la servidumbre que arregle una de las habitaciones de visitas pues Paolo puede llegar en cualquier momento. El hombre siente un extraño dolor y asegura no saber cómo le dirá a Paolo la verdad.

El autobús de Oliver se detiene donde él tiene que bajarse con todo y sus cosas. Pasa el tiempo y el autobús se marcha dejando a Oliver a la espera de alguien. Pasan algunas horas y nadie acude a él. Oliver  busca un teléfono y se comunica con Duke, quién lamenta no poder ir a recogerlo. Oliver, entristecido, cree que las cosas han comenzado mal. Accidentalmente se topa con un hermoso hombre de cuerpo escultural, vestido de blanco, rubio, bronceado, quien le sonríe y le pregunta qué es lo que ha sucedido. Oliver oculta la verdad y asegura que debe llegar a Isla Paraíso y no sabe cómo. Paolo se presenta y le ofrece llevarlo, pues él también va hacia ese lugar. Los dos suben al Camaro blanco de Paolo, quién es de buenos sentimientos pero guarda algunas sorpresas en él.

Karla, la vecina de Iñigo, lo visita para contarle las nuevas posiciones sexuales que ha practicado con su esposo, asegurando que tanto ella como su marido desean estar con otra mujer para asegurarse de que el sexo sea lo más asombroso e inimaginable en su relación. Iñigo solamente se ríe por las ocurrencias de su amiga y vecina.

En el camino a Isla Paraíso, Paolo y Oliver se topan con un precioso y musculoso joven que camina sin rumbo. Le preguntan a donde se dirige y le ofrecen llevarlo. ¡También se dirige a Isla Paraíso! El hombre asegura tener 27 años, tres menos que Paolo y tres más que Oliver. Se llama Rocco y asegura que va a Isla Paraíso en busca de una oportunidad.

Iñigo teme a que pronto su secreto se descubra y se siente demasiado solo. Lamenta no tener comunicación con su familia la cuál lo despreció cuando el confesó ser homosexual.

Rocco asegura no tener donde vivir en Isla Paraíso, mas tiene fe en que le irá bien, pues su hermoso rostro y su cuerpo de adonis siempre le han llevado a donde él ha querido. No lo mismo piensa Oliver, quién solamente tiene la esperanza de que Duke lo haga feliz, como se lo prometió en la Internet.

Duke se revuelca en la cama con uno de sus amantes, confiado en que Oliver no llegará a Isla Paraíso.

Paolo arriba a Playa Paraíso y deja a Oliver y Rocco en una calle cercana a todo. Ambos le agradecen el haberlos llevado. Al irse Paolo, tanto Oliver como Rocco se despiden pues deben seguir sus caminos.

Iñigo se alegra de recibir a Rocco en su casa. Rocco lo nota extraño y le pide que le diga qué es lo que le sucede. Iñigo estalla en llanto y confiesa estar enfermo de SIDA.

Oliver espera a Duke en donde quedaron de verse mas Duke no llega nunca por lo que él, Oliver, toma un taxi y se dirige a un hotel.

Rocco se instala en una playa, despreocupado, y luce su hermoso cuerpo ante todos los turistas, llamando la atención de los hombres y las mujeres del lugar. Una extraña mujer llamada Gabriela se le acerca preguntándole si desea trabajar para ella.

Oliver, en la habitación del hotel modesto en el que se ha hospedado, llora amargamente pues piensa que Duke tan solo lo ha engañado. Decide llamarle a su celular pero Duke jamás contesta.

Paolo le asegura a Iñigo que las cosas irán bien y que disimularán su enfermedad la cuál está muy avanzada. Le pregunta si su pareja lo sabe e Iñigo asegura que teme a que Omar lo sepa, pues no quiere que lo abandone. Paolo asegura guardarle el secreto a su amigo.

Rocco conoce a Duke en la playa y se caen muy bien. Duke le ofrece a Rocco el quedarse en su casa, sin la necesidad de que pague hotel. Rocco acepta pero le deja claro al gringo que entre ellos no sucederá absolutamente nada. Duke acepta las condiciones.

Gabriela es dueña de un antro de ambiente y en él se encuentra con su amigo Paolo, a quien le muestra efusividad. Paolo le pregunta qué tiene de nuevo y ella le asegura que tiene a un chico que causará sensación entre la audiencia. Ambos se encierran a beber y a consumir cocaína.

Cae la noche y Oliver se siente desolado. No deja de llorar por la frustración que siente y cree que el conocer gente por el Internet es algo engañoso y inseguro, sin embargo se pone guapo y pregunta en la recepción por el mejor lugar de la Isla. Le recomiendan ir a “Sodoma’s”.

El Sodoma`s abre sus puertas y en él se divierte Paolo en compañía de Iñigo y Gabriela, quién les asegura que conocerán al muchacho más guapo que jamás hayan visto. Paolo se sorprende cuando Gabriela lo presenta con Rocco! Pues ya lo conocía. A Paolo le da gusto volver a verlo. Rocco le presenta a Duke, quien asegura conseguir las mejores drogas de la ciudad.

Karla discute con Aldo, su marido, pues él no ha podido conseguir un trabajo desde hace meses y ella se las ha visto negras en el restaurante en el que labora. Rafael le asegura que ella está al lado de él solamente por tener sexo desenfrenado pero que si quiere ambos pueden terminar. Aldo, de 28 años, es bisexual.

Oliver llega a Sodoma’s y se sorprende al ver a Rocco en escena, el cuál alborota a todos los presentes con sus movimientos sensuales. Es visto por Paolo, quien se acerca a él y le pregunta en donde está su amante de Estados Unidos. Oliver le cuenta la decepción que se ha llevado.

Gabriela habla con Duke y le advierte que si lo sorprenden vendiendo o consumiendo drogas en su antro no tendrá más remedio que echarlo. Duke sonríe burlonamente asegurando que nadie lo sorprenderá haciendo nada.

Iñigo y Paolo admiran el espectáculo travestí. Iñigo le cuenta a Paolo que muy pronto Eduardo, hijo de una vieja amiga suya, llegará a la Isla a vivir con él.

Rocco sale de su camerino y Oliver se apresura para acercarse a él. Se lleva una gran sorpresa al ver que Rocco es abrazado por Duke, quien le desea lo mejor y le mete un ácido en la boca, besándolo en la mejilla. El corazón de Oliver se destroza en ese momento y sale huyendo del lugar.

Rocco se acerca a Paolo e Iñigo, siendo felicitado por su espectáculo. Gabriela está feliz pues la gente ha respondido bien. Rocco confiesa ser streapper desde que tiene 21 años. Paolo le pregunta si ya tiene en donde quedarse y al mencionar el nombre de Duke, Gabriela le recomienda que busque otro lugar donde vivir pues Duke no es alguien de fiar. Todos voltean a ver a Duke, quien está rodeado de “loquitas” que lo único que quieren es que él les invite el consumo de drogas.

Oliver ha huido hasta la orilla del mar, entre las rocas, dispuesto a quitarse la vida pues cree que jamás encontrará el verdadero amor. Llora amargamente mientras suplica a las estrellas que le digan qué es lo mejor que puede hacer. Decide que se irá de Isla Paraíso.

Karla no sabe qué hacer con Aldo, pues solo tienen un año de casados y él no hace absolutamente nada sin en cambio ella lo ama profundamente hasta el punto de cumplir los apetitos sexuales más extravagantes.

Rocco llega a casa con Duke, quien está demasiado drogado. Duke comienza a besar a Rocco con desesperación y Rocco se niega a ceder por lo que Duke lo abofetea y le asegura que si no tendrán sexo entonces se largue. Rocco toma sus cosas y se marcha de la casa. Duke busca a alguien en su computadora, pues desea tener sexo.

Paolo se encuentra con Manuel, un antiguo amor del que nunca quiso volver a saber. Manuel le asegura que nunca dejó de amarlo mas Paolo, frívolo, le confiesa que desde que no sabía de él había sido muy feliz. Manuel le pregunta porqué es tan cruel en el amor y Paolo asegura que a él lo que menos le importa es el amor de una persona.

Oliver se conecta en un cyber y se encuentra en línea con Duke, quien le pregunta cuando llegará a Isla Paraíso. Oliver le dice que ya se encuentra en ese lugar y que lo estuvo esperando donde acordaron. Duke le pide que le diga en qué hotel se hospeda para ir a buscarlo. Oliver se lo dice.

Iñigo le aconseja a Paolo que se de la oportunidad de amar a alguien mas Paolo considera que el enamorarse solo ocasiona que las personas sufran por lo que prefiere tener aventuras y no relaciones estables que solamente le causen problemas.

Una gran lluvia cae y Rocco vaga por las calles de Isla Paraíso sin embargo no se siente mal pues sabe que el ambiente en el que se desenvuelve está lleno de cosas que o te derrumban o te fortalecen.

Duke llega al hotel en el que Oliver se hospeda y le asegura a éste que se olvidó de la fecha en que llegaría. Oliver le asegura que ha decidido irse de Isla Paraíso. Duke le ruega que se quede. Oliver comienza a empacar sus cosas para irse a la casa de Duke pero Duke lo mira detenidamente y decide que Oliver no le gusta por lo que le pide que se siga hospedando en el hotel mientras deciden qué hacer.

Omar llega inesperadamente al penthouse, alegrando a Iñigo. Omar siente gusto de volver a ver a Paolo después de mucho tiempo. Paolo, en ausencia repentina de Omar, le pregunta a Iñigo cómo puede amar a ese vividor. Iñigo asegura que Omar es el único que lo ama de manera incondicional y acepta que Omar sí sabe de su enfermedad y que a pesar de ello no lo limita sexualmente. Paolo no concibe hasta donde llega la ambición de Omar.

Amanece y la brisa del mar despierta a Rocco, quien se ha quedado dormido en la arena. Se pone de pie y se sumerge en el mar, bañándose en él, seguro de que en ese nuevo día las cosas le saldrán mejor.

En casa, Duke piensa en la manera de deshacerse de Oliver pues no lo quiere llevar a vivir con él y maldice la hora en que lo conoció en la Internet y en la que le prometió que lo amaba. Decide que no lo buscar más mientras que Oliver espera su llamada para volver a verse. Oliver está completamente enamorado.

Paolo corre por la playa, ejercitándose, y se topa con Rocco, quien le cuenta lo que sucedió por la noche en casa de Duke. Paolo le promete a Rocco que lo ayudará, al igual que seguramente Gabriela lo hará.

Iñigo amanece en los brazos de Omar, el cual es poseedor de un miembro descomunal que erotiza a Iñigo hasta los límites. Ambos se besan y consuman su amor en apetitoso acto sexual en la que Iñigo la hace de pasivo.

Karla trata de seducir a Aldo, quien la rechaza asegurándole que él necesita a alguien más en la cama pues ella no es suficiente para él. Karla le pide que busque a alguien que quiera estar con ellos dos mas Aldo ni siquiera cede a hacer eso. El solamente se dedica a fumar. Karla le dice que ella tiene una amiga lesbiana que quizás aceptará lo que él desea hacer. Aldo se niega pues detesta a las lesbianas.

Rocco desayuna con Paolo y Gabriela, al cuál le asegura que no tiene donde hospedarlo pero si le garantiza que tendrá el trabajo de streapper de planta. Paolo le promete a Rocco que hablará con Iñigo, pues el penthouse tiene 4 habitaciones y quizás le pueda alquilar una.

Oliver camina por la isla y se topa con Duke, quién trata de evitarlo. Oliver se le acerca y Duke le asegura que no lo había visto. Oliver entiende entonces que el amor que Duke le juró tener era falso. Duke le pide que vuelva a donde pertenece pues no lo ama e Isla Paraíso no es un lugar para él, sin embargo, dentro de sí, Oliver decide que se quedará.

Iñigo acepta que Rocco se quede en el penthouse pagando un alquiler. Rocco se instala de inmediato y cree que ahora si se comerá al mundo. Le agradece a Paolo el favor y Paolo le asegura que serán muy buenos amigos. Omar, por su parte, prepara unas bebidas.

Aldo habla con su hermana, Gabriela, a la que le pide un préstalo. Gabriela le ofrece trabajo en el Sodoma’s mas las intenciones de Aldo no son las de trabajar en un lugar lleno de homosexuales. Gabriela le pide que no sea homofóbico pero Aldo considera que todos los que asisten al Sodoma´s son unos pervertidos.

Oliver busca trabajo como loco sin lograr conseguir absolutamente nada. Él ha decidido ser fuerte y quedarse en Isla Paraíso a como de lugar pues no quiere regresar a vivir con su familia.

Manuel asegura seguir amando a Paolo y decide que lo reconquistará mientras éste permanece en la isla. Jura que Paolo lo amará de la misma manera en que él lo sigue amando en silencio.

Pasan dos semanas y Rocco triunfa como el streapper estrella del Sodoma´s, mientras que Oliver no puede conseguir un empleo que le de lo sufriente como para subsistir en la isla. Paolo sigue rechazando el amor de Manuel e Iñigo a veces se siente mal pero la compañía de Omar lo hace fuerte.

El timbre del penthouse suena y nadie acude a abrir, ni la sirvienta, por lo que Rocco va a abrir la  puerta. Se sorprende al ver a un jovencito muy amanerado, en plan de divo, quien con desaires le pregunta si es el mayordomo. El joven se presenta como Eduardo, sobrino de Iñigo y el más grande admirador, fan numero uno, de Thalía. Rocco sonríe ante semejante jovencito, el cuál solo le causa gracia.

Duke visita a Oliver en el hotel para invitarlo a salir. Oliver se mete a bañar y Duke aprovecha para robarle el único dinero que le queda, extrayéndolo de su cartera. Duke se marcha sin importarle la suerte de Oliver, quién se baña creyendo que ha recapacitado.

 Todos en el penthouse se sorprenden con la llegada de Eduardo, quien le asegura a Iñigo que ha decidido mudarse definitivamente a Isla Paraíso.

Oliver se sorprende al darse cuenta de que Duke se ha ido y le ha robado por lo que se desespera. No tiene más dinero ni para regresar a casa ni para pagar el hotel por lo que de inmediato sale a buscar a Duke pero no lo encuentra.

Manuel busca a Paolo a quien le asegura que siempre lo esperará. Paolo presenta a Rocco como su novio cosa que destroza el corazón de Manuel.

Omar discute con Iñigo pues este es caprichoso y desea que Omar esté a su disposición, cosa que no piensa permitir. Iñigo le asegura a Omar que lo único que provocará es que se separen.

Aldo cree que Karla ya no lo llena como antes y piensa que quizás lo mejor será dejarla definitivamente. Gabriela le aconseja que acepte trabajar en el Sodoma’s pero él sigue negándose.

Rocco se encuentra con Oliver, quien le cuenta lo que le ha sucedido. Rocco le presta dinero asegurándole que no le hace falta. Paolo se acerca y le propone a Oliver que comparta habitación con Rocco y ambos paguen la renta a Iñigo. Rocco le promete a Oliver que é lo ayudará.

Omar se va del penthouse asegurando que no puede seguir al lado de Iñigo, el cual no piensa en otra cosa más que en Rocco. Iñigo se ha impresionado con el muchacho y desea conquistarlo valiéndose de todo lo que esté a su alcance.

Oliver se muda al penthouse y en el elevador conoce a Aldo, quien saluda cordialmente a Paolo. Iñigo acepta que Oliver se quede acompañando a Rocco quien acompaña a Oliver como si lo protegiera, cosa que extraña a Iñigo.

Eduardo visita a Gabriela, quien se emociona al verlo. Le asegura que ha estudiado en los mejores centros de espectáculos y que desea montar un show. Gabriela le ofrece hacerlo en el Sodoma´s y él asegura que tiene preparado algo espectacular.

El penthouse está lleno y los días de navidad también por lo que Iñigo y Paolo deciden que lo mejor será ofrecer una gran fiesta en la que todos los integrantes que viven en ese lugar se conozcan más. Claro, también invitarán a muchos amigos de la isla.

Eduardo les informa a todos que debutará en el Sodoma`s, en el show travesti, donde él interpretará a Thalía. Todos ríen y él, al creer que se burlan de su interpretación, asegura que Thalía es la reina del pop y él es el mejor imitador que hay en el mundo.

Oliver habla con Rocco, quien le recomienda que no sienta vergüenza de estar en el penthouse pues todos los que viven allí son buenos. Oliver le asegura a Rocco que aunque él desea quedarse a  veces piensa que lo mejor sería marcharse. Rocco le asegura a Oliver que él lo ayudará y le conseguirá algún trabajo en el Sodoma´s.

Eduardo le pregunta a su tío Iñigo por Rocco, el cuál le ha gustado. Iñigo asegura que Rocco también le gusta a él y que desea seducirlo. Ambos hacen una apuesta para saber quién se acostará primero con aquel streapper tan adonis.

Rocco habla con Gabriela y le pide que ayude a un amigo suyo. Gabriela le asegura que ya está llena de trabajadores en el antro pero que recomendará al amigo de Rocco en un hotel por lo que hace unas llamadas. Gabriela le asegura a Rocco que su amigo puede empezar a trabajar en el Hotel Paraíso en cuanto quiera. Rocco se lo agradece infinitamente.

Oliver conoce accidentalmente a Aldo, quien se presenta como su vecino. Karla también se presenta y al enterarse de que Oliver vive en el penthouse de Iñigo, de inmediato acude a éste para preguntarle a Iñigo quien es el bombón que ha llegado a vivir con ellos. Iñigo asegura que Oliver no es ningún bombón y que es patético y que solo le ha aceptado por Rocco y Paolo.

Manuel sufre por el amor que siente hacia Paolo y cree que si se aleja lo perderá definitivamente. Se encuentra con Omar, quien le asegura que Iñigo cada día es más insoportable. Ambos coinciden en que tanto Iñigo como Paolo están enfermos de vanidad y arrogancia.

Paolo disfruta de la playa ligando a cuanto muchacho se le apetece pues seguro está de ser hermoso y tener un cuerpo escultural. Su piel dorada enloquece a todos los chicos de la playa sin en cambio el solamente se divierte con ellos.

Eduardo ensaya en el escenario del Sodoma`s las coreografías de Thalía. Gabriela lo felicita por su excelente trabajo y le asegura que su debut será espectacular.

Rocco busca a Oliver y le asegura que le han conseguido un trabajo en el hotel Paraíso. Oliver se lo agradece infinitamente y acude a la entrevista de trabajo donde le aseguran que cumple los requisitos para quedarse como recepcionista. Oliver siente satisfacción por haber conseguido ese trabajo y acude a Gabriela para agradecérselo. Ahí habla con Eduardo, quien le asegura que es el mejor imitador de Thalía. Oliver se divierte al ver su actuación.

Llega la noche del debút de Eduardo y todos enloquecen con la presentación de Thalía en el lugar. Rocco también hace gala al bailar causando furor entre los presentes. Iñigo le asegura a Paolo que Rocco será suyo a como de lugar pues le gusta demasiado y con dinero ese chico será capaz de todo. Mientras, ambos se burlan de los gay inferiores a ellos, de sus vestimentas, de sus formas de actuar.

Oliver se encuentra con Duke, al que evita a toda costa. Duke se le acerca y le asegura que sabe que trabajará en el Hotel Paraíso, el cuál le pertenece a una amiga de él por lo que puede hacer que lo despidan.

Aldo no deja de observar a Oliver, al igual que Karla. Ambos se sienten atraídos hacia ese joven ingenuo con apariencia de bondadoso. Karla le dice a Aldo que ella desea que sea Oliver el que comparta la cama con ellos.

Eduardo es la sensación de la noche y le pide a Oliver que le acompañe a bailar. Oliver baila con él y Eduardo le pregunta si está interesado en Rocco. Oliver le dice que no y Eduardo le asegura que si es descubierto que hay algo entre él y Rocco, Iñigo tomará represalias pues se ha ilusionado con el streappaer. Rocco les hace compañía de repente y le pide a Oliver que lo acompañe. Ambos se van siendo vistos por Iñigo, a quien Eduardo le asegura que entre Oliver y Rocco existe algo.

Karla le dice a Paolo que tanto ella como Aldo desean tener sexo con Oliver. Paolo ríe y les promete que les ayudará pero afirma que Oliver no es tan abierto como el resto de los demás en el penthouse.

Rocco lleva a Oliver a la playa y se desnuda. Le pide que haga lo mismo. Oliver siente vergüenza y Rocco le asegura que no es nada sexual, simplemente desea estar con un buen amigo, nadando desnudos en la playa y lejos del bullicio. Rocco anima a Oliver y éste se desnuda. Ambos nadan en la playa bajo la luz de la luna.

Gabriela brinda con Iñigo y Paolo por sus recomendaciones para el Sodoma’s pues tanto Rocco como Thalía han causado sensación. Iñigo le pide a Gabriela que le haga un gran favor: Que no le vuelva a permitir la entrada a Oliver. Paolo se sorprende con la petición.

Es de mañana y tanto Iñigo como Paolo, en compañía de Eduardo, hacen los preparativos para la cena de noche buena que festejarán esa noche. Iñigo está de muy mal humor pues Rocco y Oliver no llegaron a dormir.

JULIO 2007. Rocco y Oliver despiertan en la playa. Se han quedado dormidos. Ambos se ponen de pie, se visten y se dirigen al penthouse. Gabriela los encuentra de camino y le pide a Rocco que hablen un momento. Le pregunta si tiene algo que ver con Iñigo pues le ha pedido que le prohíba la entrada a Oliver en el Sodoma`s. Rocco le asegura a Gabriela que si ella hace eso, él buscará empleo en otro lugar.

Duke se presenta en el hotel Paraíso y pide hablar con Rosalía, la gerente general, a la que le asegura que Oliver no es una buena persona por lo que debe despedirlo. Rosalía le asegura a Duke que Oliver está a prueba y que si  no resulta ser un buen empleado entonces lo despedirá.

Rocco y Oliver llegan al penthouse y se dirigen a su habitación. Oliver se sorprende al no encontrar sus cosas allí. Iñigo los sorprende y les asegura que Rocco dormirá solo de ahora en adelante y que, como se ha despedido a la servidumbre, Oliver dormirá en el cuarto de servicio y que pagará menos renta. Tanto Oliver como Rocco se sorprenden por la actitud de Iñigo.

Paolo invita a Aldo y Karla a su cena de noche buena. Ambos aceptan gustosos y creen que es una buena oportunidad para engatusar al inocente Oliver.

El recepcionista del turno nocturno del Hotel Paraíso ha decidido renunciar por lo que Rosalía se comunica con Oliver, a quién le dice que precisamente en esa nochebuena iniciará su trabajo en el hotel.

Rocco está molesto por la actitud de Iñigo, a quien se le acerca para preguntarle si Oliver le ha hecho alguna grosería. Iñigo asegura que cada quien necesita su espacio por lo que, por esa razón, decidió mandar a Oliver al único cuarto que quedaba disponible. Rocco le pregunta a Iñigo si está interesado en él. Iñigo le asegura que sí y lo besa. Rocco no hace nada al respecto.

Oliver cree que en cuanto junte el dinero suficiente trabajando,  buscará un lugar en el cual acomodarse, aunque sea más sencillo que el cuarto de servicio del penthouse.

Karla recibe una llamada de su amiga Austria, quien le dice que visitará Isla Paraíso para pasar ahí el fin de año. Karla le ofrece su casa.

Casi todos están listos para la cena de nochebuena. Oliver se disculpa asegurando que justo esa noche comienza a trabajar. Rocco se ofrece a llevarlo en el auto de Paolo pero él decide irse solo a su trabajo, a pie.  Oliver se marcha y eso llena de gusto a Iñigo. Eduardo le hace segunda y le recuerda que una apuesta sigue en pie.

Karla vuelve a discutir con Aldo, quien asegura que no desea ir al penthouse de Iñigo a pasar la noche buena pues tiene muchos amigos a los cuales desea ver. Se marcha del departamento y al salir se topa con Oliver quien le dice que empezará a trabajar. Aldo lo acompaña asegurándole que lo que menos desea es quedarse a festejar con Karla.

Duke cree que la presencia de Oliver lo hostigará por lo que está decidido a hacer que el muchacho se vaya definitivamente de Isla Paraíso.

Karla llega sola al penthouse pero junto con Gabriela. Todos cenan gustosos y Paolo lamenta que Oliver, que es parte de la casa, no pueda estar con ellos. Iñigo hace un comentario demasiado fuerte sobre Oliver, dando a entender que sin su presencia se la pasarán mejor. Rocco no soporta el comentario y se pone de pie dispuesto a marcharse. Iñigo le suplica que se quede. Rocco toma una botella de vino y se marcha del penthouse causando extrañeza en todos. Iñigo culpa a Oliver y Gabriela le asegura que entre Oliver y Rocco no hay nada más que amistad.

Oliver celebra trabajando en la recepción del hotel, atendiendo a todos los turistas que lo han invadido para festejar. Rocco lo sorprende con la botella de vino y un par de copas. Las sirve y le desea a Oliver la mejor de las navidades. Ambos sellan su amistad con ese brindis, pero uno nunca sabe qué pueda suceder, porque incluso en los rumbos de la amistad  puede florecer el rumbo del amor…


Iñigo jura que Oliver se las pagará por arrebatarle a Rocco. Paolo le pide a su amigo que se tranquilice asegurándole que entre Oliver y Rocco no existe nada, así como nada debe existir entre Rocco y él, Iñigo, quien asegura haberse encaprichado. Eduardo le asegura a Paolo que entre Rocco y Oliver existe algo pues siempre están juntos. Iñigo decide que correrá a Oliver del pent-house.

Karla lamenta mucho que Oliver no haya celebrado con ella y Aldo pues podrían habérsela pasado bien. Gabriela le aconseja a su hermano que no se meta con un inocente que lo único que tiene en contra suya es haber llegado al lugar equivocado.

Oliver y Rocco se divierten festejando en el lobby del hotel hasta que llega la mañana y ambos acuden a la playa, donde hablan de lo que sienten. Oliver asegura que no siente nada ya por Duke y asegura tener miedo de Iñigo, por lo que buscará un lugar donde vivir. Rocco le asegura que a Iñigo se le pasará el enojo y que él se encargará de eso.

Omar se presenta en el pent-house para felicitar a Iñigo, quien, en un arranque, lo besa apasionadamente y lo lleva a su habitación, en donde ambos fornican como bestias, entre lamidas, succiones y penetraciones simultáneas. Omar le asegura a Iñigo amarlo sinceramente pero a Iñigo esas palabras no le producen nada.

Paolo habla con Gabriela y le pide ayuda para lograr que Iñigo recapacite pues Rocco es un simple streapper que no puede ofrecerle absolutamente nada. Gabriela está segura de que Iñigo no se detendrá hasta no tener sexo con Rocco. Paolo le dice a Gabriela que debe confesarle un secreto de Iñigo que quizás pueda cambiar su forma de apreciarlo.

Oliver le confiesa a Rocco tener mucho miedo pues nunca antes había estado solo y lejos de su familia. Rocco le promete que lo ayudará, pues ambos se han vuelto grandes amigos y se ayudarán mutuamente. Los dos se abrazan y se marchan de la playa rumbo al pent-house.

Duke habla con Rosalía, a la que le insiste que Oliver no es un buen elemento para trabajar en el hotel. Rosalía le pregunta a Duke si entre él y Oliver existió algo y ahora sólo desea vengarse. Duke asegura que sí lo hubo y que Oliver le robó dinero, que lo engañó y que por lo tal no es una persona de fiar.

Karla habla con Austria, quien le asegura que adelantará su llegada, cosa que molesta a Aldo, quien no desea que Austria viva en su departamento. Karla le hace saber que si no está a gusto con la visita de Austria entonces puede marcharse.

Eduardo ensaya coreografías en la alberca del Pent-house y se da cuenta de la llegada de Rocco y Oliver, a quienes, lleno de ponzoña y veneno, se les acerca para preguntarles si se la pasaron bien en el hotel, insinuando que han estado juntos. Oliver se marcha pues no sabe que decir pero Rocco le advierte a Eduardo que si insiste con sus intrigas entonces le romperá la cara. Se va detrás de Oliver, a quien le dice que no dormirá más en la recamara de servicio, si no donde dormía antes.

Paolo se encuentra con Manuel, quien lo saluda indiferentemente. Paolo solo se ríe de él asegurando que es un pobre idiota que lo amará siempre. Casualmente se encuentra con un grupo de amigos y decide irse a comer con ellos, pues Paolo ama la vida social. No sospecha lo que el destino le tiene reservado. Por su parte, Manuel llora a solas por el amor que siente hacia Paolo sin ser correspondido.

 Eduardo le cuenta a Iñigo que Oliver y Rocco han regresado y que se han encerrado en el cuarto de servicio. Omar los sorprende y le pregunta a Iñigo qué problemas existen con aquellos dos inquilinos. Iñigo asegura que los aprecia demasiado y que, como no llegaron a dormir, necesita hablar con ello. Omar se lo impide, besándolo y llevándoselo nuevamente a la cama.

Rocco le promete a Oliver que él lo ayudará a salir adelante por lo que no debe preocuparse ya que él siempre estará ahí. Oliver se siente nervioso pues teme a las reacciones de Iñigo.

Aldo no deja de pensar en Oliver y cree que la inocencia de ese muchacho es su mayor atractivo por lo que se propone hacer todo lo posible por conquistarlo.

Gabriela y Paolo se divierten en la playa con todos sus amigos. Un extraño hombre se presenta ante Gabriela, quien lo saluda llena de efusión. En ese preciso momento paolo queda prendido de ese hombre, ante el cual se presenta. Ese hombre, Marcelo, lo saluda con desaire, a pesar de que Paolo es un adonis.

Rocco le pide a Iñigo que hablen y Omar le exige que no los interrumpa en su habitación de la manera que lo ha hecho. Iñigo le pide a Omar que se marche, pues debe hablar seriamente con Rocco.

Eduardo habla con Oliver, a quien le aconseja que se vaya lejos pues Iñigo es perverso como enemigo. Oliver le pregunta a el travestí si tiene algo en contra suya y Eduardo le asegura que no, pero que en el fondo no le da muy buena espina. Oliver decide salir de la casa.

Omar está furioso y cree que Iñigo está enamorándose de Rocco por lo que decide que hará algo para no perder a Iñigo, el cual todo este tiempo lo ha mantenido.

Oliver se encuentra en las escaleras del edificio con Aldo, quién, aprovechando que no hay nadie en su departamento, lo invita a pasar y le ofrece café. Oliver confía en Aldo, por lo que le confiesa cómo se siente en el penthouse. Aldo le aconseja que se aguante un tiempo mientras encuentra otro lugar en el cuál pueda quedarse.

Rocco le pide a Iñigo que le permita regresar a Oliver a la habitación. Iñigo se niega y asegura que, si por él fuera, Oliver ya se hubiera marchado hace mucho tiempo. Rocco le asegura a Iñigo que si Oliver se va, él también. Iñigo le propone a Rocco un malévolo trato: Oliver regresa a dormir a la habitación pero Rocco tendrá que relacionarse sexualmente con el propio Iñigo.

Paolo le pide a Gabriela que le diga quién es Marcelo. Gabriela asegura que Marcelo es un hombre muy poderoso que no se relaciona con absolutamente nadie en Isla paraíso. Paolo desea saber si Marcelo es homosexual y se sorprende al saber que sí.

Rocco le asegura a Iñigo que es una basura y se niega a acostarse con él, por lo que se dirige a su recamara a preparar sus maletas pues se irá del penthouse para vivir con Oliver en alguna otra parte. Busca a Oliver en el cuarto de servicio y Eduardo le informa que se ha ido sin decir a donde por lo que Rocco prepara las maletas de su amigo y jura que los dos se irán a otra parte.

Aldo lee poesía con Oliver y se le acerca poco a poco hasta asustarlo, por lo que Oliver decide que debe volver al pent-house. Aldo lo acompaña pero en el elevador lo besa sorpresivamente. El elevador se abre y son vistos por Rocco.

Paolo visita la mansión de Marcelo y pide hablar con él. Un empleado lo lleva hasta donde Marcelo se encuentra y Marcelo le asegura a Paolo haberlo estado esperando.

Omar habla con Manuel, quien asegura que Paolo lo hace sufrir con su rechazo pero ha decidido olvidarlo y aceptar la propuesta que por mucho tiempo rechazó. Omar lo apoya y asegura desear hacer lo mismo, peor su vida no podría ser la misma sin Iñigo. Manuel le hace ver que si sigue en plan de vividor, jamás podrá deshacerse de los desaires de su amante.

Rocco le dice a Oliver que ha decidido dejar el penthouse. Oliver le asegura que se irá con él y que lo que sucedió con Aldo es un mal entendido pues Aldo lo tomó por sorpresa. Rocco le asegura no estar interesado en lo que haga con su vida, lo único que le importa es estar en paz y trabajar.

Iñigo está furioso y se pregunta porqué Rocco defiende tanto a Oliver. Eduardo le aconseja que si no quiere perder a Rocco acepte a Oliver pues quizás es verdad que solamente sean amigos y se necesiten en uno al otro.

Marcelo y Paolo fornican salvajemente y Paolo cree que es Marcelo el hombre con el que desea iniciar una relación. Marcelo no se lo hace saber, pero él solamente desea divertirse un tiempo.

Rocco y Oliver le piden ayuda a Gabriela, quien les ofrece su casa durante un tiempo. Ambos se instalan ahí, seguros de que pronto las cosas cambiarán.

La última noche del año se viste de fiesta en el Sodoma´s. Tanto Rocco como Eduardo vuelven a ser la sensación del lugar, uno bailando y el otro imitando a Thalía.

Paolo se encuentra a Manuel, a quien le asegura que ahora que se ha lidiado con otro hombre no quiere saber más de él. Manuel le asegura que su primer propósito para el año nuevo ha sido dejar de amarlo.

Oliver trabaja en el hotel pues está a tope mas cree que es la mejor manera de pasar el año y olvidarse de todo lo que el año anterior significó para él. Tiene demasiada fe en que las cosas van a salir avantes.

Iñigo le pide a Gabriela que separe a Oliver y Rocco pero ella no desea interceder por nadie pues ambos chicos le agradan y se han vuelto sus amigos, tanto que hasta ha pensado en emplear a Oliver en el Sodoma´s.

Los fuegos artificiales iluminan el cielo de Isla Paraíso. Los corazones de todos en el lugar se llenan de felicidad, de esperanza, de sueños, de anhelos, de promesas que se han hecho y que no desean romperse.

Iñigo le pide a Rocco que regrese al penthouse y también le informa que puede llevar a Oliver. Rocco se lo agradece infinitamente y Gabriela abraza a Iñigo asegurándole que empezar el año ayudando a los demás le traerá mucho bienestar.

Eduardo se desmaquilla en el camerino y sorprende a algunos travestís inhalando cocaína e inyectándose. Le invitan a probar pero se niega rotundamente, asegurando que una reina no necesita de esas cosas.

Rocco sale de inmediato del Sodoma´s y corre hacia el hotel en el que Oliver se encuentra. Ambos se abrazan y se desean lo mejor del mundo. Rocco le dice a Oliver que regresarán al penthouse, donde se limarán asperezas. Oliver le promete a su amigo que algún día le pagará todo lo que ha hecho por él.

Marcelo discute con Patricia, su esposa, y le asegura que él no la ama desde hace mucho tiempo. Patricia le hace saber a su esposo que, desde que llegaron a Isla Paraíso, hace muchos años, en busca de lo que ella había perdido, él cambió demasiado. Marcelo le dice que si no es feliz en ese lugar entonces se puede marchar pues él nunca abandonará la isla.

Omar busca a Iñigo y le pide que hablen. Iñigo se asombra cuando Omar le dice que no pueden seguir juntos y le ruega que no lo deje. Omar asegura sentirse como basura a su lado. Iñigo lo abraza y le promete cambiar pero en el fondo sigue deseando a Rocco.

Llega el día de Reyes y en el penthouse lo celebran con una rosca para darles la bienvenida a Oliver y Rocco, quienes se reintegran. Iñigo le promete a Rocco que las cosas cambiarán. Paolo se emociona y les asegura que las cosas serán diferentes: Año nuevo, vida nueva. Eduardo por su parte le promete a Oliver que los malos pensamientos se han terminado y Gabriela, como invitada, le dice a Oliver que no trabajará más en el hotel pues ha decidido emplearlo en el Sodoma`s. Oliver no sabe que hacer ahí pero Eduardo le aconseja que se vuelva vestida… Rocco le promete que lo enseñará a bailar pero no, Gabriela lo quiere como encargado de la caja por lo que Paolo considera que la imagen desaliñada de Oliver tiene que desaparecer. Todos deciden darle una imagen nueva a su amigo, por lo que joteando logran enjotecerlo con atuendos de todos, los cuales quedan boquiabiertos al ver lo realmente bello que Oliver es. Llenos de emoción, todos deciden que harán una enorme fiesta para el día del amor y la amistad.

Oliver le asegura a Rocco que en el penthouse las cosas no marcharán bien por lo que él prefiere salirse de ese lugar. Rocco le asegura que si él se sale del penthouse, él mismo, Rocco, lo acompañará.

Gabriela considera que trabajar en el Sodoma’s le hará muy bien a Oliver mas Iñigo vuelve a sembrar veneno contra el muchacho y trata de convencer a Gabriela de que Oliver no responderá como ella lo espera.

Eduardo conoce a un extranjero que ha quedado impactado con su belleza, en la playa. El extranjero, Larry, le asegura a Eduardo que si ambos se lo proponen les puede ir muy bien. Eduardo tiene aspiraciones pero pocos deseos de trabajar a marchas forzadas para conseguir lo que quiere por lo que, cínico, besa apasionadamente al anciano, hasta acabar los dos en una habitación de un lujoso hotel.

En el hotel, Oliver nuevamente conoce a alguien por computadora y vuelve a nacer en él el deseo de amar mas teme a que las cosas se salgan de control. Duke aparece en ese momento, descubriéndolo y asegurándole que en el hotel se sabrá que el recepcionista desperdicia la mañana atendiendo amoríos cibernéticos.

Omar habla con Paolo, quien le pide que no abandone a Iñigo. Omar le asegura a Paolo estar harto de las reacciones de su amante. Paolo entonces le confiesa que Iñigo ha tenido una vida demasiado difícil desde que su madre lo abandonó con su padre, el cuál nunca hizo nada más que maltratarlo. A Omar eso no le importa. Él no desea estar con Iñigo.

Manuel se presenta ante Marcelo, quien le asegura que siempre lo ha amado. Manuel decide aceptar ser la pareja de Marcelo aunque éste esté casado.

Aldo visita a Oliver en el hotel para decirle que necesita hablar con él sobre una sorpresa que desea para Karla. Oliver le promete que lo visitará en cuanto le sea posible, sin sospechar lo que le espera.

Karla habla con Austria, quien ha llegado a Isla Paraíso llena de sueños. Karla se queja con su amiga asegurando que tanto a ella como a Aldo les gusta un joven enigmático e inocente que no da su brazo a torcer.

Duke se presenta en el hotel para despotricar contra Oliver, quien se lo encuentra a la salida y le asegura que no trabaja más en ese lugar pues ha renunciado. Duke le declara la guerra y le promete que hará todo lo que esté a su alcance para sacarlo de Isla Paraíso.

Rocco le informa a Iñigo que tanto él como Oliver ya no vivirán en el penthouse y que buscarán un lugar en el cual establecerse. Iñigo estalla en rabia pues se ha quedado sin Omar y Rocco se le va de las manos por seguir a Oliver por lo que promete que se vengará así tenga que asesinar.

Paolo busca a Marcelo a quien le pide que trabajen juntos. Marcelo lo intimida y Paolo accede a acostarse con él. Ambos son descubiertos por Patricia, quien no puede creer ¡que su marido la engañe con un hombre!

Oliver se dedica a buscar pequeños departamentos y encuentra uno modesto pero agradable. Decide instalarse y rentarlo por lo que acude al penthouse a recoger sus cosas y se sorprende al encontrar todas sus pertenencias rotas. Busca a alguien por todo el penthouse pero nadie se encuentra. Al salir se topa con Aldo, a quien el cuenta lo sucedido. Aldo le promete a Oliver que lo ayudará y lo invita a pasar a su departamento dejando la puerta abierta. Oliver está muy desconcertado, sospecha que ha sido Iñigo el que ha roto sus pertenencias. Aldo lo abraza y aprovecha el momento para besarlo. Oliver le corresponde y son descubiertos nuevamente por Rocco, quien se va sin que ellos se den cuenta.

Eduardo está más que contento. Cree que al tener a Larry en sus manos podrá obtener todos los beneficios económicos que quiere. Larry comienza dándole una fuerte suma de dinero, proponiéndole que vivan juntos. Eduardo acepta.

Paolo sale huyendo de los brazos de Marcelo, quien atormenta a Patricia afirmándole que se casó con ella solo por cubrir las apariencias y que si no se va de Isla paraíso es solamente porque en esa isla se encuentra el hombre que ama: Manuel Sandoval. Paolo se impacta al escuchar eso.

Karla llega a casa con Austria y se alegra de encontrar ahí a Oliver. Aldo les informa que Oliver vivirá con ellos mientras encuentra un lugar al cuál mudarse.

En el penthouse, Rocco piensa en lo que está haciendo con su vida y si eso le satisface. Cree que por ayudar a Oliver quizás se está perdiendo de oportunidades que hasta estos días pudieron haberle servido para escalar peldaños. Iñigo llega a la casa y Rocco lo espera desnudo. Iñigo se sorprende al ver eso.

Austria es una mujer que habla sin cesar, cosa que estresa a Aldo, quien le propone a Oliver ir al penthouse a recoger las pocas pertenencias a salvo que le queden. Ambos van sin sospechar lo que allí encontrarán.

Paolo busca a Gabriela y le pregunta si el Manuel del que Marcelo está enamorado es el mismo Manuel que él ha rechazado. Gabriela lo acepta, lamentándolo, pues lo que Paolo ha despreciado siempre es el más grande amor del hombre más poderoso de Isla Paraíso.

Karla le cuenta a Austria que ahora que Oliver vivirá en su departamento aprovechará todos los momentos para seducirlo, pues tanto a ella como a Aldo ese chico les interesa.

Duke tiene un encuentro con Omar, quien le confiesa como es Iñigo en verdad y sobre el posible romance entre Rocco y Oliver. Duke cree que si hace que Rocco odie a Oliver, este entonces se marchará definitivamente de la isla.

Oliver y Aldo entran al penthouse y se sorprenden al encontrar a Rocco desnudo al filo de la alberca con Iñigo practicándole una felación. Oliver los interrumpe y le dice a Iñigo que ha decidido irse del penthouse pero que antes desea saber quién destruyó sus pertenencias. Iñigo, seguro de que ha despertado los celos de Oliver, afirma que ha sido él quien ha destruido todo y que no le piensa pagar absolutamente nada. Rocco se viste y se impacta al escuchar a Iñigo, a quien le reclama lo que ha hecho. Oliver acude al pobre cuarto de servicio a recoger lo único que le ha quedado, acompañado por Aldo, mientras que Rocco le exige a Iñigo que le pague a Oliver todos los daños que le ha causado. Iñigo toma a Rocco por la fuerza y lo amenaza, asegurándolo que él sabe perfectamente porqué está en Isla Paraíso.

AGOSTO 2007. Duke hace negocios con Omar, a quien le pide que le facilite el acceso al penthouse para cometer algunas fechorías contra Oliver. Paga muy bien por lo que Omar acepta.

Patricia acude a Gabriela y le cuenta que se ha enterado de la verdad. Gabriela le pide que huya lejos y se olvide de Marcelo y de Isla Paraíso. Patricia le confiesa a Gabriela el haber llegado a Isla Paraíso para descansar, cansada de buscar al hijo que hace muchos años perdió.

Iñigo está furioso y corre a Oliver del penthouse. Oliver sale y Rocco detrás de él, con sus maletas. Iñigo le asegura que si lo deja entonces la verdad se descubrirá. A Rocco no le importa eso y se marcha, asegurándole a Oliver que juntos estarán mejor. Oliver le dice a Rocco que él vivirá con Aldo y Karla.

Duke cree que con la complicidad de Omar ahora sí eliminará por completo a Oliver, al cuál detesta sin razón, por no ser lo que el gringo pensaba que era en la Internet.

Gabriela lamenta mucho que sus amigos pasen por situaciones difíciles. Se entera de que Oliver ha dejado el Hotel y confía en que ese muchacho le responda realmente en el Sodoma´s.

Marcelo piensa detenidamente en lo que ha hecho y cree que lo mejor para él y Patricia será divorciarse definitivamente. Patricia habla con él y le asegura que lo dejará ser libre pero a cambio él le debe regresar toda la fortuna, la cuál a ella le fue heredada por sus padres. Para Marcelo eso significa quedarse en la calle.

Rocco no sabe a donde ir por lo que aguarda afuera del edificio en el que se encuentra el penthose. Oliver sale y lo encuentra y Rocco le pregunta porqué le ha hecho lo que le hizo. Oliver se enoja y le recuerda que su relación con Iñigo pudo haber resultado si hubiera sido inteligente pues jamás se preocuparía por algún lugar donde dormir. Rocco le pregunta a Oliver si está celoso y Oliver le responde que no pero que la ayuda de Aldo y Karla le llegó mucho antes y ha decidido vivir con ellos. Rocco le pregunta si es novio de Aldo… o de Karla… o si es el juguete sexual de los dos. Oliver estalla y le pregunta a Rocco porqué siempre lo ayuda incondicionalmente y porqué ahora actúa como si estuviera celoso de Aldo. Rocco asegura estar realmente celoso y le confiesa a Oliver que lo ama. Lo toma entre sus brazos y lo besa apasionadamente.

Marcelo asegura a Patricia que ella no puede dejarlo en la calle y ella le recuerda que así lo conoció y que de cualquier forma ella desea divorciarse y no saber más de él pues ha decidido encontrar a su hijo perdido.

Oliver y Rocco se besan como un par de enamorados  y son vistos por Paolo y Eduardo, quienes están llegando en ese preciso momento. Rocco le pide a Oliver que estén juntos y que se olviden de todo. Oliver, inseguro, le dice que no puede irse pues le ha prometido a Aldo que se quedará a vivir con ellos. Oliver toma su mochila y se va sin decir anda. Oliver trata de detenerlo pero Rocco se hecha a correr, perdiéndose entre la gente.

Iñigo está furioso y Eduardo llega de inmediato a decirle que en la calle ha visto a Rocco y Oliver besándose. Iñigo explota y jura que matará a Oliver así sea lo último que haga en la vida. Paolo no dice nada y le recuerda a Iñigo que el esconde un secreto que le impide obligar a alguien a estar con él.

Oliver llora amargamente pues no sabe si ama a Rocco o no. Sube al departamento de Aldo y Karla, a quienes les cuenta lo sucedido. Aldo le dice que no debe preocuparse pues él lo cuidará.

Rocco llega temprano al Sodoma`s y se quita la playera, bailando en la pista mientras se emborracha lentamente. A Gabriela le preocupa el muchacho por lo que llama a Paolo para preguntarle que ha sucedido. Paolo le cuenta todo.

Patricia recibe la llamada del investigador Buendía, quien le dice que tiene pistas del paradero de su hijo. Patricia le pide que se vean pues quiere saberlo absolutamente todo. Buendía le confiesa que su hijo está más cerca de lo que ella cree.

Eduardo se arregla para ir a trabajar y le informa a Iñigo que muy pronto dejará el penthouse. Iñigo se lo prohíbe y Eduardo le jura que lo hará. Iñigo abofetea a su sobrino el cuál se burla de él por estar viejo y estar enamorado de un streapper de porquería. Iñigo insulta a su sobrino al que le dice que es patético al vestirse de mujer, pues lo que tiene entre las piernas siempre le recordará lo que es: un hombre y que como mujer nadie lo amará. Eduardo se marcha furioso asegurándole a Iñigo que se arrepentirá.

Paolo se encuentra con Manuel, al que le pide que hablen. Manuel le asegura no querer tener nada que ver con él. Paolo le insiste y se lleva una gran sorpresa al enterarse de que fue Iñigo el que le llenó la cabeza de ideas contra Manuel, al cuál le pide que se den una nueva oportunidad. Manuel le asegura que eso ya no puede ser posible y le presenta a su pareja: ¡Es Marcelo!

Oliver sale del departamento de Karla y Aldo y se va a caminar a la playa recordando todas las groserías que Iñigo le ha hecho. Se enfurece y se siente celoso al recordar cómo encontró a Rocco con ese perverso hombre y asegura que si en sus manos estuviera el hacer algo, lo haría.

Gabriela habla con Rocco al que le asegura que esa noche tendrán mucho trabajo y que Oliver debe presentarse también, pues es día de los enamorados y el lugar estará a reventar. Rocco no hace caso, está furioso y abandona el Sodoma’s asegurando que tiene algo pendiente por hacer.

Paolo piensa que de no ser por Iñigo, el hubiera encontrado la felicidad hace mucho tiempo mas dejó cegarse por las palabras de su supuesto amigo. Paolo reacciona y cree que al no poder estar ni con Manuel ni con Marcelo debe buscar la manera de dejar de ser superficial, como lo hizo Iñigo, y encontrar en los demás otra imagen que no sea la del exterior. Decide que debe terminar con el daño que Iñigo ha estado haciéndoles a todos.

Iñigo se emborracha a solas, jurando ser poderoso y tener siempre a todos en sus manos. Acude al cuarto de servicio y se ríe de las fechorías cometidas a Oliver, al cual odia por poseer el corazón de Rocco, asegurando que su venganza será tal que todos, absolutamente todos le temerán, pues odia que nadie lo pueda amar, ni siquiera su madre, la cuál lo abandonó siendo un recién nacido.

Patricia sueña con encontrar muy pronto al hijo que hace tiempo perdió por azares del destino y reza para que el muchacho se encuentre muy bien y nada malo le suceda, mas teme a que él la rechace sin querer escucharla… se lamenta… peor su alegría vuelve al ilusionarse con que pronto lo verá.

Oliver debe acudir al Sodoma’s pues comienza a trabajar justamente en ese día mas no tiene ganas y cree que lo mejor que puede hacer es regresar al penthouse y poner las cosas en su lugar.

Karla y Austria hablan sobre los proyectos que tienen en mente y descubren que precisamente esa noche es la noche de San Valentín por lo que creen que lo mejor que pueden hacer es festejar. Aldo asegura que ellas pueden salir y el se quedará al cuidado de la casa y Oliver. Karla habla a solas con su esposo, al que le recuerda que Oliver es para los dos, no solamente para él y que pueden aprovechar esa noche para hacerlo suyo.

Alguien, cubierto completamente de negro y encapuchado registra todo el penthouse buscando algo hasta dirigirse, en medio de la oscuridad, a la alberca, donde se encuentra Iñigo perdido en alcohol.

Karla y Aldo vuelven a discutir, esta vez por Oliver. Karla cree que lo mejor será apsarla en el penthouse de sus amigos, bebiendo. Aldo cree que eso es lo mejor y se dirige a buscarlos para proponerles festejar.

La extraña persona nota que Iñigo está de espaldas a ella por lo que arroja al indefenso Iñigo a la alberca, tratando de ahogarlo en la oscuridad. Iñigo patalea pretendiendo salvarse pero la fuerza de esa extraña persona es mucho más potente y lo sumerge en el agua, ahogándolo. El timbre suena y la extraña persona sale huyendo. Las luces se encienden. Es Aldo, quien ha encontrado la puerta abierta y ha entrado al penthouse, ¡encontrando a Iñigo en la alberca!

Aldo saca a Iñigo de la alberca. Iñigo asegura que alguien ha intentado asesinarlo y que quizás fue Oliver. Aldo le dice que Oliver salió del edificio e Iñigo asegura que nadie de los que viven con él está en el penthouse. Los cuatro: Oliver, Rocco, Paolo y Eduardo llegan al penthouse y se sorprenden con lo que ha sucedido. Iñigo los acusa a todos de asesinos y jura que uno de ellos quiso matarlo.

Gabriela habla con Patricia, quien le dice que Buendía le ha dicho que su hijo se encuentra más cerca de lo que ella cree y que muy pronto estará con él.

Rocco habla con Oliver, quien le asegura que él no tiene nada que ver con el atentado contra Iñigo. Rocco asegura que él tampoco y se atreve a preguntarle a Oliver si fornicará con Aldo, quien no se le quita de encima. Oliver asegura que no sabe qué sucederá y Rocco le pide que lo acompañe a la playa, donde le asegura que no debe pensar nada porque por pensar no se ah dado cuenta de que él, Rocco, está perdidamente enamorado. Oliver besa a Rocco, quien le corresponde y lo abraza asegurándole que siempre quiere estar con él.

Karla le asegura a Iñigo que si alguien de las personas con las que vive intentó asesinarlo entonces debe levantar una denuncia. Iñigo asegura que es mejor dejar las cosas como están pues el se encargará de encontrar al asesino.

Tempranamente Paolo le prepara el desayuno a Iñigo, quien sospecha de él. Paolo le asegura a Rocco que él no intentaría anda contra él, ni él ni nadie del penthouse y que deben averiguar quién quiso hacerle daño.

Manuel habla con Marcelo, a quien le dice estar confundido respecto a sus sentimientos. Marcelo, alterado, lo trata insignificantemente y le asegura que no le importa la relación, si no salvar su matrimonio.

Buendía busca por muchas ciudades el paradero del hijo de Patricia y todo lo lleva a Playa Paraíso.

Eduardo busca encuentros casuales en la Internet y fornica con un extranjero que le paga por sus servicios. El chico comienza a hacer dinero por toda la isla, prostituyéndose cibernéticamente.

Omar visita a Iñigo, quien le cuenta lo que ha pasado. Omar le asegura que Oliver pudo haberlo hecho con el afán de vengarse y le dice todo lo que Duke le ha contado. Iñigo besa a Omar y le pide que hagan el amor. Lo hacen.

Manuel y Paolo se encuentran. Paolo habla con él y le asegura que ha cambiado y podrían intentarlo si él no tuviera pareja. Manuel le dice a Paolo que ha terminado con Marcelo por lo que ellos dos pueden comenzar.

Gabriela habla seriamente con Oliver, al que le pide que maneje bien la caja del Sodoma´s. Oliver asegura que lo hará.

Alguien entra secretamente a los vestidores del Sodoma´s y destruye el vestuario de Eduardo, quien al llegar se da cuenta y la única persona que se encuentra en el lugar es Oliver por lo que lo culpa de lo que le ha sucedido. Oliver asegura no haber sido él.

Rocco hace una llamada por teléfono que lo perturba pues su tía, la única parienta que tiene le dice que lo están buscando y quizás sea la policía. El muchacho se altera y cree que debe abandonar Isla Paraíso.

Gabriela no cree que Oliver haya hecho lo que Eduardo asegura pero todo lo culpa por lo que antes de tener conflictos se ve en la necesidad de despedirlo por lo que Oliver regresa al departamento de Karla, donde ese encuentra con Aldo, con el cuál se desahoga. Aldo lo besa y Oliver le pide que deje de seducirlo porque ama a alguien. El timbre suena. Es Rocco, quien ha decidido irse de Isla Paraíso y desea que Oliver se vaya con él. Oliver decide por primera vez en su vida seguir al amor y toma sus cosas para escapar con Rocco.

Omar tiene extrañas sensaciones y siente que está perdiendo el cabello por lo que acude al médico a hacerse una prueba de VIH que resulta positiva.

Paolo le cuenta a Iñigo que ha comenzado una relación con Manuel pero que no durará porque él ha tomado la decisión de irse de Isla Paraíso para nunca más volver. Iñigo asegura que él no necesita de nadie, ni siquiera de la compañía de sus amigos.

Oliver y Rocco se encuentran en la central de autobuses pues desean abandonarlo todo. Son interrumpidos por Buendía, quién le dice a Rocco que debe acompañarlo. Los dos jóvenes se asustan.

Patricia pone al demanda de divorcio y le pide a Marcelo que no le suplique pues ella no desea estar más con él, si no recuperar a su hijo. Marcelo le pregunta qué hará si su hijo resulta ser homosexual y Patricia le responde que lo aceptará y le inculcará que uno debe ser fiel a lo que es y no engañar a la demás gente con apariencias.

Eduardo llega al penthouse destruido por lo que ah sucedido con su vestuario y decide ponerse a coser. No tiene vestuario para hacer sus famosas imitaciones de Thalía y cree que está perdido. Iñigo le da dinero para que compre lo necesario y se impacta cuando Eduardo le dice que fue Oliver el que rompió el vestuario. Iñigo ahora está seguro de que fue Oliver el que lo atacó.

Buendía lleva a Rocco a un café y lo interroga sobre sus padres. Rocco afirma que lo único que sabe es que su madre fue obligada a dejarlo con su padre pues él, Rocco, corría peligro al quedarse con ella. Buendía le asegura a Rocco que él sabe quién es su madre.

Karla vuelve a discutir con Aldo, quien se ha enamorado en silencio de Oliver. Karla lo corre del departamento exigiéndole que trabaje o haga algo de provecho. Aldo toma sus cosas y abandona el edificio. Acude a Gabriela, su hermana, a la que le pide trabajo en el Sodoma´s. Karla le da el puesto de cajero que antes tenía Oliver.

Manuel sufre un terrible accidente en el que pierde la vida. Al enterarse, Paolo estalla en tristeza, pues justo cuando decidió darle oportunidad al amor, el destino se lo arrebata. Marcelo sufre también esa pérdida.

Rocco se presenta con Buendía ante Patricia, quien se alegra de tener a su hijo en brazos después de tantos años. Rocco le cuenta que trabaja como streapper y cuando Patricia le pregunta si es Gay él lo niega, destruyendo el corazón de Oliver, quien se marcha de la mansión sin que nadie lo note.

Omar está desesperado por estar infectado de SIDA y acude a Iñigo, a quien le asegura que hace un par de años no estaba infectado. Iñigo se burla de él y le dice que él lo ha contagiado, pues Iñigo padece la enfermedad desde hace mucho tiempo. Omar golpea a Iñigo por habérselo ocultado y aprovecharse de él. Iñigo no deja de reírse burlonamente.

Marcelo habla con Paolo sobre Manuel. Paolo asegura que Manuel era una buena persona pero que él, Paolo, nunca quiso darse cuenta de ello pro su arrogancia. Marcelo le confiesa a Paolo que no quiere que le pase lo mismo, por eso quiere darse una oportunidad con él, con Paolo, quien lo abraza y le pide que se den un tiempo y que cuando se encuentren decidan qué es lo que pasará.

Destruido, Oliver se encierra en un cyber en el que conoce a alguien que le da su amor inmediatamente. Adolfo es un chico de 19 que lo ilusiona ahora que su corazón está destruido y que Rocco lo ha negado ante su madre. Adolfo es agradable y parece ser justo lo que Oliver necesita para ser feliz.

Iñigo está golpeado pero le satisface que su venganza será grande pues Omar contagiará a quien se acueste con él, por lo que tendrá que abstenerse.

Duke visita el Sodoma´s y Gabriela le confiesa estar preocupada pues no están ni Eduardo ni Rocco, los cuales son la sensación del lugar. Eduardo llega rápidamente con ropas asegurando que hay Thalía para rato. Su show comienza y la gente no deja de aplaudirle.

Rocco se siente feliz de haber recuperado a su madre. Patricia lo llena de ropas lujosas y pone a su disposición un auto y justo esa noche, desde lo alto, desde la terraza de su mansión, Rocco contempla la playa y recuerda a Oliver, asegurando que todo lo que tiene lo compartirá con él. Llama por teléfono a Gabriela, a quien el dice que no trabajará más en el Sodoma´s.

Aldo vaga por las calles al salir del Sodoma´s y piensa en lo que hará. Regresa al departamento y se sorprende al encontrar a Karla fornicando con su amiga Austria por lo que sale de inmediato de ahí.

Tempranamente Rocco busca a Oliver en el departamento de Karla peor no lo encuentra, ni siquiera en el Penthouse o en algún hotel por lo que teme haberlo perdido Se pregunta en donde está y no sabe si soportará no volverlo a ver. No sospecha que Oliver haya dejado Isla Paraíso para encontrarse con un nuevo amor, dispuesto a volver a empezar, lleno de sueños y con Adolfo como nueva esperanza.

Eduardo tiene un  encuentro sexual con un hombre bastante guapo y sexy. Lo mejor que se ha ligado en toda su vida. Sorpresa se lleva cuando el hombre lo esposa y le cubre el rostro, sodomizándolo de manera salvaje causándole dolor. Eduardo llora y pide que no lo golpeen más pero al hombre le excita que al jovencito le duela. Se viene sobre sus heridas, extasiado, mientras que Eduardo llora del dolor, arrepentido y jurando no volver a tener encuentros sexuales con gente de la Internet.

Oliver llega a Selvarey, lugar en el que habita Adolfo. Se conecta desde una computadora y habla con él. Adolfo le asegura estar feliz de saber que está cerca, mas le confiesa que él solo se puede relacionar sentimentalmente con alguien que le de regalos caros. Oliver le asegura que está en Serlvarey y que no se puede ir de allí. Adolfo se desconecta por lo que Oliver toma sus cosas y pide un taxi que lo lleva a la casa de Adolfo, donde se presenta. Adolfo se impacta al verlo y le asegura que él, Oliver, no es de sus gustos.

Patricia le pregunta a su hijo qué es lo que le sucede, pues ha pasado un mes y lo nota triste. Rocco le asegura a su madre que debe confesarle algo pues está atormentado y no puede vivir pues ha dañado a alguien al haberse negado a sí mismo. Patricia le dice que ya sabe que él es homosexual y que si quiere ir a buscar a Oliver debe hacerlo.

Oliver trabaja en la cocina de un restaurante de quinta en una ciudad cercana a Isla Paraíso. Piensa en que quizás debe regresar a vivir con su familia pues lo suyo no es la independencia ni el amor.

Paolo se ve con Marcelo, a quien le dice que está dispuesto a empezar una relación con él. Marcelo lo besa y le asegura que ahora que los dos se muden a California estarán mucho mejor.

Omar descubre que ha sido Duke el que intentó asesinar a Iñigo con tal de culpar a Oliver, también que fue él quien destrozó la ropa de Eduardo con la misma intención, por lo que lo denuncia. La policía se da cuenta de que Duke está en el país de manera ilegal por lo que lo deportan inmediatamente.

Aldo trabaja arduas horas en el Sodoma´s y también en un hotel, donde recibe una jugosa oferta para trabajar en el extranjero. Se alegra de haber comenzado a trabajar a tiempo y ha olvidado a Oliver, aunque lo recuerda con emoción.

Solo en su penthouse Iñigo se amarga y consume lentamente. Los dolores son cada vez más graves y teme morir solo. Es visitado por Rocco, quien le pregunta por Oliver. Iñigo se burla de Rocco asegurando que Oliver jamás aparecerá. Rocco le cuenta a Iñigo su nueva suerte y le promete que encontrará a Oliver y se casará con él, pues en Isla Paraíso es legal hacerlo.

Oliver abandona el pobre restaurante en el que trabaja. Un Mercedes Benz negro se para frente a él. Patricia sale del auto y le pide a Oliver que hablen un momento.

Adolfo conoce a alguien en la computadora y se enamora perdidamente por lo que decide ir a conocerle. Cuando conoce a Iñaki, el chico del Chat, se lleva una sorpresa cuando éste lo rechaza, asegurando que Adolfo es muy poca cosa para él. Adolfo recuerda cómo se portó con Oliver y sufre por el gran amor que siente por Iñaki.

Rocco nada en la playa, seduciendo a tanto hombres como mujeres con su escultural cuerpo. Se encuentra con Paolo, quien le promete que lo visitará en la mansión. Marcelo hace buena amistad con Rocco también y le pide que cuide mucho a Patricia.

Duke desea regresar a México pero no puede. Maldice a Omar por lo que le ha hecho y más a Oliver pues fue por él que todo le sucedió.

Rocco llega a casa y se sorprende al encontrase ahí con Paolo, Eduardo, Aldo, Karla, Gabriela y Austria. Patricia le asegura a su hijo que le ha preparado una fiesta para darle una sorpresa. Rocco, que ahora viste elegante, no entiende nada mas todos se alegran por su suerte, sus verdaderos amigos. Eduardo le pide que ahora que es rico se case con él, en plan de broma. Rocco se sorprende cuando Patricia aparece acompañada de Oliver, vestido de manera elegante, todo en todo en tonos marfil. Rocco no evita el llorar. Se siente demasiado emocionado por la sorpresa. Oliver y Rocco se abrazan. Rocco le pide perdón y Oliver le asegura que nunca más lo dejará irse, pues es el amor de su vida.

Pasa un mes y la vida de todos ha cambiado. Paolo decide irse a California con Marcelo, quien ha emprendido buenos negocios en ese lugar.

Aldo se marcha también al Caribe, donde trabaja en un hotel gay que organiza cruceros y festivales. Conoce a un sueco del cual se enamora perdidamente y con el que vive en Unión libre.

Acompañado de Rocco, Oliver regresa a casa y les informa a todos lo de su relación. Solo su madre se alegra por él, los demás le rechazan, pero a Oliver poco le importa pues se establecerá en Playa Paraíso, donde junto con Rocco trabajará un hotel que Patricia abre.

Duke cada día se pierde más en las drogas y es arrestado varias veces quedando siempre libre. Su destrucción se aproxima, se ha quedado solo con sus vicios.

Eduardo sigue viéndose repetidas veces con ligues de los chats y continúa imitando a Thalía, aunque decide que es tiempo de cambiar de artista y probar nuevas cosas.

En la carretera, Rocco y Oliver recuerdan como fue que se encontraron en el camino a Isla Paraíso, cuando los dos huían, uno de su familia y otro de la policía por haber robado para sobrevivir. Oliver se siente pleno, feliz, pues aún en la pobreza Oliver siempre le demostró lealtad y amistad.

Omar vive lamentando el haberse relacionado con Iñigo solo por lo que éste le podía dar económicamente. Ahora que se ha infectado de SIDA solo espera el momento para morir pues no tiene dinero para controlar el virus.

Iñigo no soporta más la soledad y piensa en cómo su madre lo abandonó cuando era un recién nacido y como su padre siempre lo detestó por lo que es. Decide en ese momento arrancarse la vida, suicidándose. Es Karla quien descubre la fatalidad de los hechos y se lo comunica de inmediato, alarmada, a Austria, con quien vive en unión libre.

Todos regresan a Playa Paraíso al entierro de Iñigo, el cuál es triste pues ninguno de sus familiares desea asistir.

SEIS MESES DESPUES:
El Sodoma´s se viste de gala y tanto Paolo como Oliver y Rocco se encuentran en el lugar para aplaudir a Eduardo, quién ha sido nombrado Señorita Travestí del año. Todos brindan por cumplir un año de amistad, desde que se conocieron cuando la travesía los llevó hasta isla Paraíso. La fiesta es espectacular y en un arranque Rocco se despoja de sus ropas, strippeando y bailándole a Oliver, mientras que, lleno de plumas y lentejuelas, Eduardo baila con sus amigos y Paolo se les une, hasta que todos así, tal cual, terminan en la playa, donde Oliver y Rocco se besan apasionados en compañía de sus amigos, celebrando por siempre aquél otoño tan frío que los llevó al lugar en el que pararon sin tener un solo rumbo…a encontrar el rumbo del amor.



FIN



 
© CORAZONES SIN RUMBO DR. 2007
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su copia y reproducción parcial y/o total
así como el uso de su contenido con fines de lucro.
(R) 2006 (P) 2007



No hay comentarios:

Publicar un comentario